En la primera imagen podemos ver la foto de partida, un maniquí normal y corriente como muchos de los que vemos en los escaparates de las tiendas. Con unos sencillos pasos lograremos darle vida a dicho maniquí:

Foto original:
Image and video hosting by TinyPic
· Anulamos os brillos del cuello y la cara, dan la impresion de inerte ya que el maniquí esta hecho de material y la piel no tiene ese brillo ni textura. Para ello usaremos la herramienta “Subexponer”  con una exposición del 30% para que podamos oscurecerlo poco a poco.

· Desenfocaremos con la herramienta “Desenfocar” todos los bordes marcados de la cara, es decir, los que nos resulten artificiales como la barbilla, nariz o mandibula. En este caso tambien retocaremos los labios. Pero el desenfoque ha de ser pequeño ya que sino la imagen no será nitida.

· Repasaremos las cejas con un pincel y el color que deseemos, para darles el tono que lleva la peluca o el que queramos darle. Añadiremos capas de color a los labios, pelo y demás zonas que queramos destacar.

· Repasaremos los ojos, cambiando el color, marcando el delineador y las pestañas. En el caso que deseemos podremos maquillarlo con colores para darle más realismo.

· Aplicamos filtro o efecto que queramos tal y como hacemos con una foto normal.

Ahora nuestro maniquí se acerca más a una modelo que a un objeto. Aquí varios resultados:

Resultados:

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic