Las ilusiones opticas en ocasiones nos juegan malas pasadas. En la siguiente imagen veremos como dos colores identicos pueden parecer completamente diferentes. El propio entorno del color nos hace percivirlo con otro tono. Esto se demuestra en la siguiente imagen:

A continuación explicaremos más acerca de este efecto.

A simple vista, el color del cuadro A es diferente al color del cuadro B. Los colores que lo rodean asi como el efecto de la sombra de la pieza parecen dar esa sensación, pero no es real.  Puesto que el cuadro A esta rodeado de colores claros se acentua aun más el contraste, y hace parecer más oscuro, sin embargo, el cuadro B esta rodeado de tonos oscuros y resalta más la claridad. En esta imagen comprobamos que efectivamente los dos colores se corresponden con el #6A6A6A.